La estudiantina que amenizó la bienvenida del Vuela Art Fest

El pasado sábado 22 de junio, alrededor de 70 niños con cáncer acompañados de sus hermanos y padres, vivieron una experiencia única al disfrutar de un maravilloso día como grandes artistas. Durante toda la mañana y parte de la tarde los niños se divirtieron en los distintos talleres artísticos que se montaron en la localidad del evento.

Cierto nerviosismo se respiraba al interior de la Fundación, el clima durante los días previos al evento no había sido para nada alentador, al igual que la expectación que causaba en nosotros la realización de nuestro primer evento con estas características. Sin embargo el clima pactó con nosotros una tregua y durante el evento no llovió ni un solo instante y la agitación que sentíamos los miembros de la Fundación se fue calmando poco a poco, pues todo lo que habíamos hecho en nuestras vidas nos había conducido a ese momento, estábamos preparados.

El propósito del evento era adentrar a los niños al mundo de las bellas artes mediante actividades sencillas y divertidas relacionadas con cada una de ellas. Si el arte existe es porque es necesario. El arte se inventó para corregir la realidad, para expresarnos, para idealizar y plasmar todo lo que sentimos y deseamos. Cuando la realidad no es la deseada, cuando no es justa y no es buena, el arte es ese instrumento con el cual cuenta el ser humano para transmitir lo que esa situación nos produce, para expresarnos, para desahogarnos. De la misma forma, nos sirve cuando estamos felices para compartir esa alegría y esa esperanza. El arte es vital en la vida de toda persona.

La cita fue a las 9:00 am en los distintos puntos de reunión. Los camiones que transportaban a los artistas participantes y a sus familias se dirigían al lugar del evento donde les esperan los más de 130 voluntarios listos para recibirlos.

Una vez reunidos todos los participantes en un campo de fútbol, protegidos del sol por una carpa gigante, se les dio la bienvenida para dar inicio al primer taller mientras se les daba un rico desayuno, ese taller fue el de música.

[button type=»churchope_button» url=»https://vuela.org/galeria-vuela-art-fest-2013/» target=»on» ]Visita aquí la fotogalería del evento[/button]

Este bloque estuvo dividido en dos partes, el primero de ellos fue un concierto espectacular por parte de la estudiantina del Colegio Vocacional La Joya, quienes tocaron y cantaron con bastante ánimo y alegría canciones de todo tipo, desde ¨México en la piel¨ hasta ¨Rolling in the Deep¨. La segunda parte involucró más a los participantes y voluntarios, pues el taller de música dio un giro más rockero con la presentación de un extraordinario guitarrista, quien animó al público al ritmo de sus riffs y de su armónica.

Posteriormente inició una serie de cuatro talleres que se llevaron a cabo de manera simultánea. Se formaron cuatro equipos compuestos de voluntarios y participantes para que en intervalos de 25 minutos fueran recorriendo cada uno de los talleres.

El Principito, divirtiendo a los niños en el taller de literatura…

En el taller de literatura se leyó ¨El Principito¨ acompañado de una representación de títeres actores al tiempo en que los niños coloreaban imágenes y realizaban actividades en un libro de ilustraciones de ¨El Principito¨, la lección de que nunca hay  que olvidarnos del niño que llevamos dentro, junto con toda su esperanza y alegría estaba ya aprendida.

En el taller de escultura, los artistas participantes esculpieron con plastilina distintos monstruos, alebrijes y dinosaurios, que sirvieron también como recuerdo del evento a los niños.

En el taller de danza se bailaron distintos ritmos, todos ellos divertidísimos para los participantes, quienes durante el tiempo que duró de la actividad se olvidaron de todo menos de brincar, gritar, reír y disfrutar.

En el taller de cine, cada grupo de participantes y voluntarios pudo grabar su propia película. Los niños disfrazados de superhéroes y piratas, las niñas disfrazadas de princesas, todos ellos maquillados gracias al apoyo de un grupo de excelentes maquillistas.

Muy pronto estarán disponibles los videos que los actores hicieron en nuestra página de Facebook, junto con el padrísimo video de música que uno de los grupos hizo de la canción ¨Call Me Maybe¨.

Una vez que terminó el rol de los cuatro talleres, fue hora de la comida para recargar energía. Los voluntarios estuvieron muy atentos en repartir a cada participante y a su familia su lunch, pero no solo en eso, también en todas las actividades y en apoyo en cada uno de los talleres, echando porras, jugando con los niños y ayudando a los organizadores en todo tipo de cosas.

Todos bailando el Gangnam Style

Después de la comida y en lo que se preparaba el gran final del Vuela Art Fest, hubo tiempo para reír todos juntos de la dinámica de baile en la que participaron cinco asistentes con cinco voluntarios. Una vez que estuvo todo listo, comenzamos el gran reto de pintar un mural de 5x2m. Si lo logramos, fue gracias al trabajo en equipo y a la unión de todo el grupo. Todos nos juntamos para poder conseguir ese reto: pacientes, padres, voluntarios, organizadores y quienes contribuyeron para hacer de este evento una realidad.

Una vez concluida nuestra obra maestra llegó el momento de la despedida a cargo de nuestro presidente, ese momento siempre triste pero con la certeza de que lo vivido había sido algo mágico y esperanzador, el recuerdo inolvidable de la sonrisa de cada niño participante y el de la jornada vivida.

Antes de abordar los camiones que llevarían a los artistas de regreso a los puntos de reunión iniciales, se le dio a cada familia una despensa como ayuda y agradecimiento por permitirnos hacer juntos un día inolvidable.

La obra maestra del Vuela Art Fest está inspirada en una pintura de Alexander Cardell