Fotografía: Archivo
Fotografía: Archivo

La alimentación en un niño con cáncer es muy importante, ya que consumir los nutrientes correctos antes, durante y después del tratamiento puede ayudar al niño a sentirse mejor y recuperarse más rápido.

Con ayuda del doctor y la enfermera, se pueden identificar los alimentos necesarios para el niño, ya que cada tipo de cáncer es diferente y se requieren distintos nutrientes. Una buena alimentación durante el tratamiento puede ayudar a:

  • Aceptar mejor el tratamiento y los efectos secundarios de éste.
  • Recuperarse más rápido.
  • Tener menos riesgo de infección durante el tratamiento.
  • Mantener el peso ideal.
  • Permitir que el cuerpo almacene nutrientes.
  • Sentirse mejor y tener una mejor calidad de vida.

Artículo recuperado de American Cancer Society, para leer el texto original da click aquí