Si para un adulto la estancia en el hospital suele ser aburrida, para un niño es insoportable. Los especialistas en Child Life de los hospitales buscan hacer actividades entretenidas para los pacientes más chicos. Aquí te compartimos algunas ideas:

  1. Esquemas del cuerpo

El cuerpo del niño es trazado en un papel largo, posteriormente se corta la forma del pequeño y él puede dibujarse ropa, zapatos, sus accesorios consentidos, equipos médicos, etc.

Esta actividad puede animar a al niño a hablar sobre temas sensibles, como por ejemplo, cómo se siente por perder el pelo o por estar enganchado a un dispositivo médico.

Por el otro lado, el paciente puede dibujar cómo se siente por dentro, es decir deja que sus sentimientos se expresen. A los niños les encanta decorar sus figuras en papel de manera creativa.

Es divertido colgar estos dibujos en la pared o en la puerta del niño para que la gente vea. El arte es sumamente importante como decoración del hospital para animar a los niños.

  1. Toma tu escudo

¿Qué tan divertido sería hacer un escudo de guerrero mientras estás en el hospital? A los niños se les puede dar cartón y papel de aluminio para crear un escudo con una manija. Entonces, le preguntamos qué los hace sentirse fuertes y protegidos. Podría ser:

  • Familia
  • Amigos
  • Figura deportiva o superhéroe ficticio
  • Animal

También se puede animar a los niños a verbalizar formas en que pueden ayudarse a sí mismos y así lograr que se sientan más fuertes.

 

  1. Caza del tesoro

Un juego de espionaje es siempre una actividad divertida. Este juego consiste en llenar una botella de agua limpia con arroz crudo o alpiste, luego «esconder» un objeto pequeño en cada uno. Podría ser un botón, un vendaje, un clip de papel, una cuenta, cualquier pequeño juguete, o un artículo de la casa. Los niños caen y hacen girar las botellas hasta que detectan el objeto oculto.

 

4. Artes y Oficios

En las áreas de tratamiento, a veces el personal del hospital se anima a proporcionar algo divertido y amigable para los niños, tales como suministros de arte. Los niños que están esperando para tener una prueba pueden decorar un corazón de San Valentín, tréboles, atrapasueños u otro arte de temporada.

En lugar de pensar en el tratamiento o en lo que les van hacer, están dejando que sus ideas creativas salgan a luz. Esto también crea una distracción en los pacientes. Por lo general, están muy orgullosos de lo que han hecho.

 

5. Diversión con otros niños.

Las ludotecas de los hospitales infantiles, están llenas de juegos, juguetes, artículos de manualidades y otras cosas que los niños pueden hacer juntos. Los pacientes pueden jugar y divertirse en un entorno especial solo para ellos. Por lo general, no es algo que pueden hacer todo el día, pero disfrutan estar en compañía con otros pacientes. Al estar con otros niños, se divierten un rato y dejan de estar pensando en su estancia en el hospital.

Después del tratamiento, los niños recuerdan los momentos divertidos que pasaron en el hospital.

El tratamiento hospitalario no es divertido. Pero las actividades creativas dan a los niños algo más para recordar, algo que les da alegría y orgullo en sí mismos. Esos recuerdos pueden ser una fuente de fuerza para toda la vida.

Fuente: Children’s Omaha Hospital