fbpx

Alexa, cuéntame una historia…

#HistorialDeVuelo

#HistorialDeVuelo

Esta semana comenzamos una serie de posts en nuestro blog, donde las personas que conforman VUELA nos platican experiencias e historias que han vivido dentro de la Fundación. Aquí podrás conocer más acerca de las personas que son el viento bajo nuestras alas. ¡Disfruta!

Mi experiencia como voluntaria en Vuela cambió cuando conocí a Alexa. Fue un sábado normal en el hospital, donde fuimos un equipo que no era muy grande. Un día que todas las camas estaban llenas y casi todos los niños y papás estaban con buen ánimo, decidimos jugar Bingo entre todos.

Lo que empezó como un intento torpe de oírnos de un lado al otro del cuarto y de tener suficientes fichas para todos, terminó siendo un rato de risas y gritos por querer ganar (cosa que incluyó alguna que otra llamada de atención de las enfermeras por el escándalo que estábamos haciendo).

Después del Bingo, jugamos un juego de cartas con algunos niños que todavía estaban animados y entre chistes, torpezas y una victoria rotunda de los niños, terminamos el día muy contentos.

No fue hasta el siguiente sábado que fui al hospital, que al entrar, oí que alguien gritaba mi nombre. Ahí conocí realmente a Alexa. Cuando me acerqué a su cama sorprendida porque se acordaba de mí, ella y su mamá me recordaron que habían estado el día del Bingo y que habían sido culpables de mi fracaso en las cartas. Ese día nos conocimos un poco mejor, mientras me platicaba de sus películas favoritas, lo que le gustaba hacer y de su familia. A partir de ese día, cuando coincidíamos en el hospital, no podía evitar ir a su cama a jugar con ella y a platicar con su mamá.

Algunos meses después, me enteré que Alexa había juntado los Vuelapoints suficientes para ir al acuario y que había pedido que yo fuera con ella… y ¡fue increíble! Es difícil explicar la emoción que sentí cuando pasó.

Alguna vez, platicando de lo que hacíamos en el voluntariado, alguien me preguntó si realmente podía nacer una amistad entre los niños y los voluntarios cuando solo se veían un sábado al mes. Ese día por fin pude comprobar que la respuesta es: sí. Estos niños no tienen máscaras, son magia pura y no le tienen miedo a abrirse y a ofrecerte su amistad. Cuando llegas a jugar con ellos dejan a un lado todo lo que a nosotros nos detendría si estuviéramos internados y simplemente disfrutan el momento.

La enfermedad de Alexa avanzó y su familia decidió adelantar su fiesta de XV años y nos invitó. Verla con su familia, poder platicar con ella, ver que aún cuando se sentía mal nos sonreía y poder verla bailar en su fiesta me confirmó la gran misión que Vuela tiene con estos niños.

Pude ver reflejado el poder que tiene el ayudar a niños que están pasando por tantas cosas y contribuir a que puedan seguir siendo niños, a pesar de la enfermedad. La fuerza de ayudar a sus familias a que ese camino tan difícil y tan duro, pueda ser un camino acompañados. 

Los niños y niñas como Alexa hacen que cada esfuerzo que se hace en Vuela — por más difícil que sea — tenga todo el sentido y merezca hacerse de la mejor manera.

Bego Goyeneche

Bego Goyeneche

Bego es diseñadora y artista. Es directora de voluntariado e integrante del consejo de dirección de Fundación Vuela.

Otras noticias

Experiencia en Rojo

¡Palmares Azotea y Terraza Cha Cha Chá tienen un excelente regalo para los niños con cáncer! Al reservar, pide la Mesa Roja, y el 30%

Leer Más >>