Encendiendo una llama

Prendimos la llama, y en cuanto lo hicimos, todos los asistentes soltamos cientos de globos rojos y amarillos al cielo. En ese momento miré hacia arriba para ver los globos y me sentí como en una película donde podía ver todo en cámara lenta. Podía ver los globos, a los niños, a sus familias,...